La famosa Teletón es motivo de aplausos para muchos, de críticas para otros. Para algunos de mis alumnos solo significa horas extras -sin devengar dinero extra- en sus respectivos trabajos e, incluso, descuentos salariales “voluntarios” para donaciones.

“Me descuentan medio día o un día completo para donar. El empleado tiene la opción de decidir si lo da o no… Pero dicen los compañeros que lo han hecho que cuando marcan “no”, siempre les descuentan un día”… Cierto o no, leyenda laboral o no, el caso es que pienso que si un empresario quiere donar su dinero, bienvenido sea, pero no quitarse carga fiscal a costa de donaciones de empleados.

Si realmente las empresas quieren contribuir a la “noble causa”, deberían sacar de sus arcas y no presionar a sus colaboradores a hacer donaciones cuando quizás muchos de ellos ganan el salario mínimo, menos descuentos, porque los empleados no se salvan del fisco.

Anuncios